¿Cómo actúa Therapy Cool y las aplicaciones de contrastes térmicos en los tratamientos de belleza?

Primero aplicamos calor, como si de una sauna se tratara, y durante unos minutos el paciente está recibiendo calor, su cuerpo se calienta y suda, por lo que empieza a eliminar toxinas.

Una  vez  terminamos   con  la   aplicación  de  calor, hacemos  una  rápida  aplicación  de  fluido  frío, (Contraste),  esta aplicación empieza por los tobillos y sube rápidamente al resto del cuerpo, a medida  que va subiendo la temperatura aumenta un poco, de forma que la sensación que recibe la clienta es de un frescor muy agradable, después del  calor recibido.

Ese contraste frío hace que el organismo, de forma natural,  reaccione tratando de calentar las  zonas  tratadas, y para hacerlo lo que hace es enviar sangre a esas zonas, con la sangre van los nutrientes, la oxigenación, la hidratación, etc. que  necesitan   los  tejidos  para  limpiarse, oxigenarse, nutrirse, reafirmarse,... Por  otro  lado  la  sangre  que  estamos aportando a las zonas tratadas, es sangre que toma el calor de los depósitos de  grasa, por  lo  que  al  mismo  tiempo que nutrimos los tejidos y los reafirmamos, (tonificándolos), estamos quemando grasas y trabajando muy eficazmente también en la reducción de volumen.

Según el tratamiento, variamos los parámetros de temperatura, duración de los contrastes y número de contrastes.

La duración media de un tratamiento es de unos 45 a 50 minutos, en  los  que  la  clienta  esta  relajada  en  la  camilla, puede estar escuchando su música favorita y el  equipo  trabaja  de  forma  totalmente  automática, no  necesita  para nada la asistencia de la esteticista, que puede estar durante ese tiempo haciendo otro tratamiento a otra clienta…..