La Criolipólisis elimina la grasa sin cirugía

 

La Criolipólisis es un sistema que destruye las células grasas (adipocitos) al bajar su temperatura. La grasa tiene un comportamiento especial al enfriarse. Todos tenemos experiencia de que el aceite se hace sólido al meterlo en la nevera, o la misma mantequilla.

 

Esta técnica va a revolucionar el tratamiento de la grasa localizada ya que por primera vez se consigue eliminar grasa de una forma no quirúrgica. Aunque la cantidad de grasa que se elimina en cada sesión no es excesiva, se puede repetir el tratamiento hasta obtener los resultados deseados. En pacientes delgados con grasa localizada y con expectativas realistas, se consigue resultados muy satisfactorios.

 

El tratamiento es indoloro ya que no hay agujas ni reacción inflamatoria posterior.

Es un tratamiento lento, dura aproximadamente 50´minutos, no está indicado para personas obesas sino para personas que tienen grasa localizada. El candidato ideal es una persona delgada, pero con depósitos de grasa localizados, que son complicados de eliminar con dieta o ejercicio.

 

La ciencia tras la cual se apoya el procedimiento se desarrolló por reconocidos dermatólogos de Harvard, en el Hospital General de Massachussets en Boston, MA. Esta investigación demostró que las células grasas son, por naturaleza, más vulnerables al efecto de enfriamiento que otros tejidos adyacentes, y por tanto pueden ser eliminadas mediante el frío sin dañar la piel.

 

Durante la técnica un aplicador administra enfriamiento preciso y controlado para alcanzar y eliminar las células grasas en áreas específicas de su cuerpo, sin dañar los tejidos adyacentes. Cuando las células grasas se exponen al frío, comienza el proceso de muerte natural (apoptosis). Las células grasas del área tratada son eliminadas gradualmente a través del proceso metabólico normal del cuerpo. El resultado es una reducción notable y natural de las adiposidades de grasa, y es visible en un periodo de 2 a 4 semanas.

 

Nuestra experiencia

 

Llevamos meses usando la Criolipólisis y ya tenemos resultados.

 

Lo que más nos ha impresionado de la técnica es que es absolutamente indolora. La piel después del tratamiento queda fría y "apergaminada" durante unos 30 minutos. En ocasiones hemos visto algún pequeño hematoma, que desaparece en 1 o 2 días.

 

Los resultados son apreciables en la primera semana. Se dice que a los dos meses se bajan 7 mm del espesor de la grasa, lo que equivale a la eliminación de un 20% de la grasa tratada.

 

La técnica es muy segura y cómoda para el paciente. 

 

La satisfacción de los pacientes hasta ahora es muy alta. Pero es fundamental informar bien al paciente antes del tratamiento: no se trata de una solución para la obesidad, sino para la grasa localizada.

 

Pero ¿Qué ocurre con la grasa que se elimina? ¿Va a la sangre o al hígado? Acaba de publicarse un estudio en la prestigiosa revista científica "Lasers in Surgery and Medicine" donde se analizan los niveles de lípidos (colesterol, triglicéridos, etc) en sangre y la función hepática de 44 pacientes a los que se les realizó la Criolipólisis para mejorar los michelines de la cintura ("love handles").

 

Se realizaron estos tests 1 día antes de la técnica, 1 día después, y 1 semana,

4 semanas,  8 semanas y 12  semanas  después. El  estudio  demuestra  que

no existe ninguna variación en los niveles  de  los  lípidos  sanguíneos  ni  en

la función hepática. Por tanto se puede asegurar que la  Criolipólisis  es  una

técnica no solo efectiva sino también segura  de  eliminar  grasa  sin  cirugía

mediante el frío.

 

Nosotros llevamos meses realizando la técnica  y  el  grado  de  satisfacción

de nuestros pacientes es  muy  alto, dejando  claro  en  todo  momento  que

no es  un tratamiento de la  obesidad. Los  únicos  efectos  secundarios  que

hemos observado han sido algún hematoma  y "hormigueo" en  la  zona  los

días posteriores.

La Criolipólisis elimina la grasa sin cirugía